Por Lo Que No Se Reciben Indemnizaciones Por Accidente En Madrid

Las indemnizaciones por accidente en Madrid no son agradables. Tampoco lo son en el resto de España. De hecho, recibir una indemnización por accidente no es signo de algo bueno, sino de que la persona que la recibe ha sufrido un accidente que le ha causado los suficientes daños como para que tenga que ser compensado con dicha indemnización. No obstante, no todos los accidentes son susceptibles de ser indemnizados.
En este blog hemos hablado de lo que sí que sería indemnizado, de los tipos de indemnizaciones por accidente. Ahora, este post lo dedicaremos a hablar de accidentes por los que no seremos indemnizados, al menos en principio.
  1. Accidentes en nuestra propia casa   Si sufrimos un accidente en nuestra propia casa, tal vez mientras que en un ataque “bricomaniaco” nos caemos de las escaleras, mientras pintamos el techo de nuestra cocina, no recibiremos una indemnización por accidente, aunque nos partamos una pierna en ocho pedazos. En este caso, las indemnizaciones por accidente en Madrid no se contemplan. En el resto de España tampoco.
2. Accidentes mientras hacemos el burro   Si por nuestra propia voluntad decidimos escalar una montaña, sin tener la menor idea de cómo hacerlo y, una vez alcanzados los 10 metros de altura, nos caemos al vacío y se nos abre la cabeza, tampoco tendremos derecho a acceder a las indemnizaciones por accidente en Madrid (ni en el resto de España). Cosa aparte es que tuviéramos una póliza de seguros a este respecto, sin embargo parece dudoso que en la circunstancia que hemos escrito pueda haber algún tipo de seguro, no por la actividad misma, sino por la actitud especialmente temeraria del personaje de nuestro ejemplo.
3. Si un monstruo gigante aplasta nuestro coche y nos causa un esguince cervical   Aunque es altamente improbable que un monstruo gigante pisotee nuestro automóvil con nosotros dentro y nos cause un esguince cervical, lo cierto es que no es imposible, al menos desde un punto de vista metafísico. No obstante, posibilidades metafísicas aparte, lo cierto es que en este caso no podremos solicitar indemnizaciones por accidente en Madrid, tampoco en el resto del país.
En primer lugar, porque desde un punto de vista jurídico, no esta claro si esto sería un accidente o no. En segundo lugar, porque sería muy complicado demostrar que el monstruo es responsable del siniestro. A lo sumo cabría suponer que el monstruo pertenecía a alguien, por ejemplo, era la mascota de una anciana.
En este caso sí que cabría la posibilidad de reclamar indemnizaciones por accidente en Madrid, pues la responsabilidad recaería sobre la dueña del monstruo. Siendo así sería similar al caso de un accidente causado por un animal perteneciente a un coto de caza privado, el cual se hubiera escapado

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *