Pagar sólo por los servicios o una vez cobrada la indemnización

Como abogados especializados en accidentes de tráfico, indemnizaciones por accidente y negligencias médicas sabemos muy bien que dar facilidades de pago a los clientes es algo muy importante. En nuestro bufete lo hacemos, y eso nos ayuda a captar más clientes.

Por ejemplo, en los casos de reclamaciones por accidentes de tráfico el cliente generalmente no paga nada hasta que no se resuelve su caso y cobra la indemnización que realmente le corresponde.

Pagar por el uso

Esta es una corriente cada vez más presente en negocios de todo tipo, pagar únicamente por el uso que se hace en lugar de  una cuota fija todos los meses. En nuestro, caso, como decíamos antes, aplicamos facilidades de pago de otras maneras.

La cuestión es atraer al cliente con servicios necesarios y que se ajusten a su capacidad de pago. Esta técnica se extiende a otros campos como la asesoría de empresas. Así, tenemos el caso de Serapeum que cobra sólo por los servicios prestados.

En nuestro bufete la posibilidad de pagar sólo después de que el cliente haya cobrado la indemnización justa que le corresponde consigue varias cosas:

  • Primero, genera un importante ahorro al cliente, pues no tiene que desembolsar de antemano ninguna cantidad de dinero.
  • Segundo, ofrece una imagen de servicio competitivo y eficaz. En Accidentalia estamos tan seguros de que vamos a tener éxito que te cobramos después, cuando tú hayas cobrado tu indemnización por accidente.

Estas dos variables hacen que el cliente se sienta atraído por nuestros servicios y acuda a nosotros. De otra manera podría ser que nunca lo hiciera.

En otros sectores

Aplicando este concepto a otros sectores tenemos, por ejemplo, una asesoría fiscal para autónomos en la que se paga sólo por el uso. Este concepto aporta también grandes ventajas tanto al usuario como a la empresa. Como en nuestro caso permite que clientes que no se iban a acercar a nuestro negocio lo hagan, generando un cliente más. Y quién sabe si con el tiempo ese cliente será uno de las más importantes de la empresa.

Por la parte del cliente esta opción le genera importantes ahorros. De entrada no tiene que pagar una cuota fija y paga sólo por los servicios que usa. Aunque el coste por uso suele ser mayor que en una cuota fija, el importe que se paga al mes es claramente inferior, por lo que en determinadas situaciones sí es muy rentable. Después, si el cliente hace más uso de esos servicios, seguramente acabe contratando una cuota fija.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *