Indemnización por accidente de tráfico en Madrid y tasas judiciales

La indemnización por accidente de tráfico en Madrid está en peligro y no porque los madrileños no vayan a tener derecho a reclamarla o a cobrarla ni porque vayan a desaparecer estas indemnizaciones, sino por las nuevas reformas llevadas a cabo por el Ministerio de Justicia, las cuales suponen el cobro de tasas judiciales.
Por su parte, las asociaciones de víctimas de accidentes de tráfico de Madrid se mostraron hoy preocupadas, oponiéndose a estas tasas judiciales, en la medida en que supondrán introducir un requisito económico a la hora de reclamar una indemnización por accidente de tráfico en Madrid (y en el resto de España). Desde el punto de vista de las asociaciones de víctimas de accidentes de tráfico, se atenta contra uno de los derechos fundamentales, a saber, el derecho de los ciudadanos al acceso a la justicia y a la tutela judicial efectiva.
En este caso, solo podrán hacer tales reclamaciones quien se lo pueda pagar, lo cual es intolerable desde diversos puntos de vista. Las víctimas de los accidentes de tráfico ya pasan por un calvario sin necesidad de pagar tasas, si ahora tienen que pagar tasas para reclamar una indemnización que les corresponde por Derecho, entonces su situación se vuelve más desdichada, si cabe. Y es que no solo se trata del hecho injusto de que existan tales tasas, sino que además estas van a suponer en muchos casos un impedimento para realizar la reclamación de una indemnización por accidente de tráfico en Madrid.
Así, bajo determinados supuestos, los importes de las tasas alcanzan cifras astronómicas para la inmensa mayoría de los ciudadanos de este país, ya bastante castigados por el deficiente tratamiento que se está haciendo de la crisis económica. Como ejemplo, una familia que quiera reclamar una indemnización porque un hijo haya tenido una lesión grave, por ejemplo, que haya quedado parapléjico tendrá que pagar unas tasas de 6.000 euros por adelantado. Llegados a este punto de la exposición, nos encontramos con que nosotros hemos de pronunciarnos al respecto. En efecto, desde que en 2008 comenzó la crisis económica, todo va de mal en peor.
Las medidas aplicadas en Grecia, han arruinado al país heleno, las medidas aplicadas en Irlanda, están arruinando a ese país, en Portugal, los lusos viven la ruina más grande de su historia y en España la situación es dramática. En toda Europa la evidencia empírica es aplastante, sin embargo nuestros gobiernos no aprenden. Cierran los ojos ante la evidencia empírica y continúan con sus medidas. La última, la eliminación de la justicia gratuita ha sido otro nuevo atentado contra lo público. Lo pagaremos caro.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *