Consultar a Un Abogado De Accidentes Te Ahorrará Recursos Innecesarios




 

Un buen abogado de accidentes es imprescindible para que no tengamos que insistir en causas perdidas. Esto es, precisamente, lo que le ha ocurrido a la Sociedad de Caçadors País del Cava. Estos debían pagar una indemnización a un conductor que sufrió un accidente al chocar con cuatro jabalíes pertenecientes al coto de caza de esta sociedad.
El Juzgado de Primera Instancia número 3 de Vilafranca del Penedès había condenado a la sociedad al pago de una indemnización de 4.660 €, 300 para el conductor del vehículo y 4.330 a su compañía aseguradora. A través de su abogado de accidentes decidieron recurrir la sentencia. El recurso, por su parte, ha sido desestimado por parte de la Audiencia de Barcelona. Los argumentos que se esgrimían de uno y otro lado fueron los siguientes:
1. Los demandantes (el conductor y su aseguradora). La estrategia del abogado de accidentes fue tirar por el terreno del sentido común. En efecto, dado que el coto de caza es propiedad de la Sociedad de Caçadors de País del Cava, estos tenían la obligación de mantener conservado este terreno, de tal modo que las piezas dedicadas a la caza no pudieran salir del mismo, en la medida de lo posible.
2. Los acusados (la Sociedad de Caçadors del País del Cava). Desde su punto de vista toda la responsabilidad recaía sobre el conductor del vehículo, quien a ojos de la sociedad no circulaba con la precaución que la conducción nocturna exige. Esto lo basan en los destrozos materiales sufridos por el vehículo, los cuales son de una magnitud tal que implican, a su juicio, la irresponsabilidad del conductor, al ser estos desperfectos superiores a la media. Además de esto, han argumentado que la presencia de animales salvajes en las carreteras, tales como los jabalíes, es habitual.
Por su parte, el magistrado que ha desestimado el recurso sobre la base de los siguientes argumentos:
  1. El hecho de que unos jabalíes campasen por la carretera implica que el terreno de titularidad privada no estaba adecuadamente conservado, en cuanto al acotamiento del mismo.
  2. En la demanda no se menciona que la sociedad haya tomado medida alguna para evitar la proliferación de jabalíes excesiva. Esto, según el magistrado de la Audiencia, podría haberse hecho con batidas de caza extraordinarias o solicitando la señalización que indicara la presencia de los animales.
  El juez, por su parte, basa la desestimación del recurso en que un coto de caza privado conlleva un riesgo para la circulación. A la luz de estos argumentos parece claro que un buen abogado de accidentes podría haber evitado enzarzarse en una batalla perdida. Si usted se ve en una situación similar y necesita los servicios de un abogado de accidentes no dude en ponerse en contacto con nosotros.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *